loader-logo
Envios GRATIS por compras superiores $175.000.

Regalando segundas oportunidades con Genealogy

Bienvenido a Nuestro BLOG!. Esta es nuestra primera publicación y queríamos compartir contigo la entrevista que Ana López de Waliruu escribío sobre nuestra directora creativa.

Ana Isabel Gaviria, es una joven interesada por lo sostenible desde hace varios años y egresada de la Pontificia Bolivariana. Desde la universidad mostró curiosidad por los procesos de las prendas, conocer sus materiales y el destino de los productos cuando ya no se usan, así que decidió crear Genealogy Lifestyle para reutilizar prendas y textiles en nuevos productos. Ana trabaja en su casa, ahí tiene su taller, su espacio de diseño y creación junto a sus dos salchichas que saben que cada bolsa es más que basura, es un lugar para divertirse o hacer la siesta, mientras su dueña juega con los colores, las texturas y las siluetas.

Ana Isabel, Directora creativa Genealogy

Lo que muchos llaman basura, ella lo consideró una herramienta para empezar a crear.

Genealogy significa genealogía, árbol genealógico que contiene la lectura de nuestros antepasados, quienes somos y de dónde venimos. Esta marca quiere que el consumidor conozca de dónde vienen sus productos, el paso a paso de transformación que viven para lograr que una chaqueta se convierta en un bolso, que una parte de un pantalón se transforme en un estuche para cubiertos y que de una blusa se logre diseñar una bolsa reutilizable perfecta para ir a mercar. Cada prenda y producto tiene un ADN y ese el principal propósito de un emprendimiento que le apuesta a la creatividad y a la reutilización de materiales textiles para crear. Ana Isabel tiene claro que la prenda más sostenible es la que ya existe y ese es el sello de su marca.

Genealogy inició reutilizando y transformando textiles industriales y ropa de segunda para crear su primer producto: morrales hechos con materiales que posiblemente irían a la basura y contra todo pronóstico hoy, gracias a su creatividad se han convertido en un nuevo accesorio con muchas historias por contar. El proceso inicia con una colecta de ropa donde su familia se ha convertido en su principal fuente de donación. Con el tiempo amigos de amigos se han ido sumando y han encontrado en este proyecto una alternativa para prendas que se han descosido, están manchadas o simplemente ya cumplieron su ciclo de uso.

Además recibe donaciones de la Fundación Carcelaria de Antioquia y otros retazos debe comprarlos en tiendas del centro de la ciudad para terminar sus creaciones. Una vez listo los diseños, son llevados a grupos familiares que se encargan del proceso de confección.

Todo el proceso es artesanal, la producción limitada y el tiempo es acorde a cada pieza, aquí no hay afanes, ni sobreproducción, ni horas extras de trabajo para sacar productos en tiempo récord. Genealogy conoce la trazabilidad de su trabajo, por eso su producción es justa, respetuosa y responsable con el medio ambiente y con las personas.

¿Sabías que en promedio una mujer emplea 30 toallitas desmaquillantes cada mes y que éstas son hechas con fibras sintéticas no biodegradables?

Además, según la Alcaldía de Medellín para el 2017 habían 1.546.512 mujeres y la cifra aumentaría cada año según la curva de crecimiento poblacional. Entonces cada mes, sólo en Medellín se emplean: 46.395.360 toallitas desmaquillantes, que después van a parar a inodoros, tuberías, playas, ríos y el estómago de aves y peces que las confunden con comida. Frente a este panorama, Ana decidió hacer algo. Así logró crear un kit de toallas de algodón natural para limpiar el rostro. Cada una tiene un ciclo de vida entre 9 meses y 1 año y es apta para el compostaje. 

Cuando ya esté rota (este debería ser el punto para decidir que ya no sirven más), la cortamos en trozos y la ponemos en nuestra compostera o en alguna maceta y listo, en unos días será parte de la planta.Después de cada uso se lava con jabón suave y se deja secar, así estará lista para usarse una y otra vez. Debido al maquillaje y los productos de limpieza puede adquirir un color amarillo, pero tranquilas, en las instrucciones de uso nos ayudan con eso.

Actualmente en Genealogy Lifestyle podemos encontrar morrales hechos con retazos, toallas biodegradables para desmaquillarnos, filtros para hacer leche vegetal, estuche para cubiertos, bolsitas para preparar té comprado a granel y bolsas de tela reutilizables. Todos están hechos a partir de la transformación de textiles, retazos y tela sin procesos químicos hechas a base de fibra natural. Sus empaques están hechos en liencillo y sus etiquetas en papel biodegradable.

*Ana López, es socióloga, especialista en sociología del diseño, con estudios en comunicación y moda sostenible. Es la fundadora de la plataforma de moda sostenible colombiana Waliruu, directora creativa de la marca zero waste Miluskä y directora de contenido en la Academia de Moda Sostenible.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *